reflexiones sobre el libro La Vida de 100 años




La hipótesis principal de este libro es que las generaciones actuales viviremos más de 100 años, lo que cambiará estructuralmente nuestras relaciones y la forma de entender el mundo. La vida de la sociedad industrialista basada en tres etapas: aprendizaje, trabajo y jubilación se convertirá en algo más líquido, al no ser posible dejar de aprender o ganar suficiente dinero para la mayoría de la sociedad para estar 35 años cobrando pensiones. El análisis lo mezcla con todo tipo de alusiones tecno-optimistas sobre inteligencia artificial, robots que nos hacen los trabajos, referencias al problema del cambio climático para el año 2100....

Es interesante como esta especie de libro de auto-ayuda escrita por financieros, simplifica los activos que puede tener un ser humano: activos productivos (reputación, compañeros, conocimientos), activos vitales (amistades regenerativas, salud, vida equilibrada) y activos tangibles (vivienda, dinero). 

Define como activos intangibles de la vida la familia, los amigos, la salud física y mental, las habilidades y los conocimientos, atribuyéndoles un valor, y nos "recomienda tener cuidado a la hora de elegir nuestras inversiones en activos intangibles por si pueden tener una repentina pérdida de valor". 

Reducir la existencia a conceptos basados en "activos" es una muestra del proceso de  disneyzación de nuestro modelo de vida, algo inherente a la corriente tecno-optimista de las élites, que creen tener las claves para conseguir mantener nuestro, bueno, realmente "el suyo", estilo de vida.

Siendo un libro de fácil e interesante lectura, te va haciendo reflexionar sobre diferentes aspectos de nuestro estilo de vida, creo que falla en la mayor, la hipótesis de partida, que vamos a vivir 100 años. Aunque la tendencia de aumentar la esperanza de vida no ha parado de incrementarse durante la época industrialista, se está poniendo en entredicho  en las últimas encuestas y creo que no incorporan elementos clave que harán, probablemente revertir con claridad la tendencia. Me refiero al colapso que vamos a vivir en nuestra generación, no en futuro lejano, al haber chocado abruptamente contra los límites físicos de la biosfera.

Con nuestra visión, echamos de menos algunos "activos" que te pueden hacer sobrevivir, como la visión, intuición, audacia, la capacidad de trabajar en comunidad o la habilidad para conectarte con un mundo orgánico, muy distinto del mundo artificial y cómodo de la ciudad. 

Nos llama la atención un par de figuras que describe en el libro: el "explorador" (viajero o nómada) y el "productor independiente" (emprendedor en general, no solo referido al que quiere dar un pelotazo). Ambos conceptos los presenta como algo nuevo de esta vida de 100 años, lo que nos lleva a pensar que los autores están descubriendo el mundo, pero ya estaba descubierto antes de los libros de autoayuda... Recomendamos leer las entradas "Vivir navegando" o  "Inventa tu propio trabajo". Así como lo que denomina el modelo de "crear un portafolio" no es más que el trabajo líquido del que hablaba David Boiller

De cualquier manera, algunos hemos tratado de vivir muchas vidas en una, con múltiples transiciones, simplemente cerrando y abriendo etapas cuando nos lo ha dictado el corazón. Y para vivir con esa intensidad, no hace falta tener 100 años. Parece como que si nos dan más tiempo, la vida nos puede ofrecer más alternativas, y no es así. Eso lo llevamos dentro, y solo hay que romper con las convenciones que nos han vendido desde que nacimos. 

Escriben los autores: "El regalo de una larga vida es, en definitiva, el regalo del tiempo. En este largo devenir del tiempo, es posible esculpir una vida llena de significado y de propósito."  En nuestro caso encontramos el "regalo del tiempo" cuando conseguimos sincronizarnos con los latidos de la madre tierra, y nos quitamos el ladrón del tiempo de la vida de la ciudad y la sociedad de consumo. Para conseguirlo no es necesario vivir 100 años...



sobre la reputación


Como cualquier otro activo intangible, la buena reputación se adquiere a lo largo del tiempo y requiere inversión, puede aportar valor de forma continuada, no puede ser comprada ni vendida y se puede depreciar rápidamente. Usted tendrá buena reputación  si históricamente de ha comportado de forma cooperativa y confiable, y tendrá mala reputación si se ha comportado de manera egoísta y decepcionante. La reputación está a la vista del espectador, son los demás quienes deciden si tiene o no buena reputación. ¿Cómo lo hacen? En parte, la reputación se confiere por asociación. Las personas que van a una universidad o trabajan en una compañía que supuestamente tienen buena reputación, se benefician por asociación, que indica a los demás que tendrán una buena reputación salvo que se demuestre lo contrario. [...] Aunque en la fase inicial estas asociaciones son importantes, la reputación, posteriormente, se confiere a través de las conductas que los demás pueden ver y comprobar. Las intenciones y los principios enunciados generan una expectativa, pero son las acciones las que fundamentalmente cimientan una reputación.

La importancia de esa estructura social en la creación y diseminación de la reputación significa que la reputación no es un activo que poseamos. En cambio, está creada por el conjunto de creencias, percepciones y evaluaciones que una comunidad forma en torno a nosotros. La consecuencia inevitable es que aunque una buena reputación es un valiosos activo intangible, también es un activo complejo. Mientras que es un producto de nuestra historia de comportamiento y tiene un importante impacto en nuestra capacidad de ser productivo, nunca está totalmente bajo nuestro control.  

Fragmentos del libro La Vida de 100 años. Lynda Gratton y Andrew Scott




"tokenomics"


[...] "Tokenomics" is defined in its first and most direct sense, a self-funding mechanism for projects within the crypto economy.

[...] Even Goldman Sachs, never the friendliest commentators on the crypto economy, issued a report noting that token sales have eclipsed venture capital as the primary source of funding for early-stage tech companies.

[...] The most important part of cryptocurrency is that it symbolizes programmable money, the ability for a token to do whatever is programmed and to continue to perform that function as long as the network is active. 

[...] We provide the three definitions of tokenomics as (1) a means of self-funding within the crypto economy, (2) the deployment of a token within the ecosystem of an ICO project and (3) the set of all economic activity generated through the creation of tokens.




Fragmentos de Despoblación y abandono de la España rural. El imposible vencido


[...] La penetración creciente del capitalismo en el medio rural va paulatinamente reduciendo el tradicionalmente complejo, diverso y riquísimo medio rural a tres funciones básicas: residir (sobre todo en fin de semana o fiestas), depredar recursos y depositar residuos. 

[...] La humanidad ha ido transitando desde formas de organización muy variadas y complejas, pero generalmente comunitarias y escasamente jerarquizadas, a Estados-nación centrales, periféricos o coloniales que relegan el medio rural y natural a cumplir estas tres funciones básicas mencionadas. 

[...] Se trata de sociedades donde no hay lugar para la vagancia, pero donde el trabajo y la alimentación, y por lo tanto la supervivencia, están generalmente asegurados. Los vínculos, tanto con el clan o la familia, como con la tierra son muy fuertes, de forma que la vida cotidiana se adapta completamente a los ciclos naturales de las estaciones, ya que muchos pueblos consideran la naturaleza, la sociedad humana y el mundo supraterrenal partes de un mismo todo. 

[...] No solo eran modos de vida dignos, sino también más saludables, sobre todo comparados con los modelos de vida acelerados e individualistas de la modernidad global actual. No en vano, la tan celebrada dieta mediterránea no es sino un conjunto de tradiciones culinarias de diferentes pueblos y comunidades rurales que han sabido aprovechar la naturaleza para poder subsistir.

[...] La historia de los bosques, de los ríos y montañas es por lo tanto inseparable de la historia de los diferentes modos de producción, de los diferentes pueblos, aldeas y comunidades, que han ido territorializando la naturaleza a su manera. 

[...] Fueron capaces de adaptarse al medio natural durante generaciones, lo que ha permitido que aún hoy en día disfrutemos de muchos territorios de gran valor cultural y natural. 

Luis del Romero Renau