sobre el proceso independentista de Cataluña


La escalada de tensión en Cataluña ya afecta a los mercados y plantea serias dudas a los inversores. Todos nos hacemos muchas preguntas, como, ¿porque detienen a técnicos y mandos intermedios del gobierno catalán y no a los líderes?¿y si los catalanes dejan de pagar impuestos, una vez que no controlan sus finanzas? ¿y si el estado tiene que rescatar a CaixaBank o Banco Sabadell por las caídas en bolsa? ¿se callaran los independentistas por la violencia ejercida desde el estado central? 

Corruptos contra corruptos. 

Mad Mad Spain.

Enlaces relacionados:





startup rural


Con creatividad, imaginación y audacia, los vecinos de este pueblo quieren crear un proyecto de modelo sostenible que permita al pueblo sobrevivir. El pueblo pretende convertirse en un prototipo de investigación y desarrollo en repoblación rural. #salvatupueblo #salvaVellosillo.





ecomodernismo como el más puro pensamiento tecno-optimista


No conocía esta corriente denominada Ecomodernismo, aunque en el fondo es lo que piensa la mayoría de la gente, creyentes en el progreso tecnológico y su capacidad para resolver las necesidades humanas. Pretender un "desacoplamiento" entre entorno natural y economía, donde un mundo artificial acotado convive con un mundo natural libre me parece un capricho de niño mimado.





Crypto Valley en Suiza: mercado libre de criptoactivos


En el cantón de Zug, uno de los más pequeños de Suiza y a pocos kilómetros de Zúrich, se encuentra "Crypto Valley", sede para empresas emergentes y desarrolladoras que operan e innovan en el mundo de las tecnologías blockchain y la criptografía. Los reguladores aceptaron que el almacenamiento de terceros de criptoactivos no constituían depósitos y por ello no estaba sujeto a la regulación bancaria ni requería una licencia.





La turismofobia es el nuevo 15M


"No estamos en contra del turismo, nosotros también lo somos y sabemos que viajar es una actividad humana que puede ser muy enriquecedora".  Arran


El modelo económico de España se basa esencialmente en el sector turístico, tanto en la vertiente de operaciones como en la construcción. En la época del turismo low cost, con medio Occidente viajando a precios accesibles para casi toda la población, España se ha consolidado como destino por excelencia, reforzando la aportación de este sector en el conjunto de la economía. Pero es un negocio que se engaña a sí mismo, como casi todos los de la sociedad de consumo. Los ingresos que genera no computan el consumo de biodiversidad que produce, con lo cual se financia contra el capital natural y crea una deuda ecológica que se apunta en el debe de las generaciones futuras. Por poner un ejemplo, la isla de Menorca tiene una huella ecológica de 7 planetas. 

En las últimas semanas estamos asistiendo a un fenómeno "revolucionario" viral con la entrada en escena de la turismofobia. Se trata de la enésima manifestación de los prolegómenos del colapso civilizatorio del modelo occidental. Me recuerda mucho al comienzo del 15M, por su generación espontánea, por su uso intensivo de la red social en internet y por lo naif de sus planteamientos. La diferencia reside en el carácter mucho más violento y activista de este movimiento emergente, en un momento especialmente tenso con el referéndum independentista catalán este otoño.

El dilema sigue siendo dejar que continúe el BAU (Business As Usual), creciendo nuestra deuda ecológica y financiera, o liquidar el modelo depredador, asumiendo nuestra quiebra, comenzando por el estado del bienestar y nuestro confort aparente. Los promotores de esta nueva protesta social no están ni por aproximación preparados para asumir nuestra quiebra.

Continua con momentum la escalada de descomposición