análisis financiero del impacto de la crisis en las cuentas municipales


Según las previsiones del FMI , España no conseguirá crecimientos económicos capaces de generar empleo neto hasta más allá del 2.016, y siempre y cuando, no se incremente la situación de crisis ante los posibles impagos de algunas economías europeas, como la griega, que empeorarían sustancialmente la situación de crisis.

En un contexto de continuación de crisis económica hay que prever un escenario negativo para los ingresos municipales, ya sean directos o indirectos, incluyendo las partidas que puedan esperarse de subvenciones y transferencias. Evitar caer en error de incrementar la presión fiscal encubierta multando a los vecinos y fomentar las recalificaciones, debe ser un objetivo en si mismo, para evitar la insumisión fiscal y la posible desobediencia civil. Una previsión razonable podría ser prever un estancamiento de los ingresos, incluso una caída de los mismos para al menos los próximos años.

Con respecto a las salidas de caja, hay que diseñar un plan financiero creíble que permita cubrir los servicios públicos imprescindibles con los ingresos proyectados anteriormente, teniendo en cuenta que existe una deuda muy importante, superior a los 2 millones de euros y un deficit. El primer objetivo de la reducción de costes necesaria será la eliminación del deficit. El segundo será un plan de repago de la deuda en un período no superior a los 10 años. Ante una situación como la que existe actualmente en las cuentas del ayuntamiento de Venturada, donde los ingresos corrientes no cubren los gastos corrientes, se convierte en obligatorio abrir un proceso de selección de los servicios públicos que permite pagar los ingresos reales, eliminando lo superfluo y buscando la eficiencia. Las inversiones deben de quedar totalmente congeladas si no se cubren con subvenciones directas.

En el momento de crisis actual se hace más necesario que nunca la transparencia y difusión en "tiempo real" de las cuentas municipales, para poder actuar con rigor y sin la desconfianza habitual hacia la gestión de los dineros públicos. Se convierte, incluso, en un deber moral por parte de los gobernantes cuando lo que se ha producido es un endeudamiento no solicitado ni aprobado de los vecinos del municipio por una deficiente gestión pública.

Cuanto más se tarde en realizar esta tarea, peor será la situación porque eldéficit habrá aumentado considerablemente la deuda. Todo este análisis debería ser obligado en las comunidades de vecinos del municipio, con especial énfasis en la comunidad de propietarios de Cotos de Monterrey por su porcentaje de impacto económico total, con un nivel de impagos y de déficit que pone en peligro la propia estabilidad financiera del municipio.

El político insensato cree que los problemas financieros se resolverán solos, o que se consuela pensando que la mitad de los ayuntamientos de España están en la misma situación de quiebra técnica en la que se encuentra Venturada, no solo no está asumiendo la más importante de sus responsabilidades, si no que además está generando un problema incalculable a todos los vecinos, que deberían pedir explicaciones, y si fuera necesario emprender acciones de responsabilidad legal contra los malos gobernantes. Y si creen que el estado benefactor vendrá a solucionar los problemas es que no entiende el proceso de descomposición política al que estamos asistiendo.

Nadie que no seamos nosotros mismos nos va a sacar las castañas del fuego.



No hay comentarios: