Ernesto Bio-Guevara


La crisis de la educación puede ser uno de los mayores errores del sistema en su intento de perpetuarse. La sociedad no está preparada para tener libertad de pensamiento, como lo analiza el profesor Jose Luis Sampedro. El sistema forma a la población para que compita, no para que coopere, les forma para que sean buenos consumidores y productores, ya que sin la masa trabajando a destajo para consumir hasta morir no funciona. El sistema se asienta sobre la manipulación y leyes que beneficia a los poderosos, que son ajenos a la tremenda injusticia de condenar a la población a vidas de autómatas trabajadores, si eres un afortunado que naciste en los países del norte, y a la pobreza, miseria y hambre a los desgraciados del sur.

La propia inmolación vampírica del sistema capitalista ha llevado a un movimiento revolucionario inevitable, donde la única duda que queda es saber el tamaño y el vestido del trauma. Solo la extensión veloz de una nueva sociedad basada en el conocimiento, la localización física de la economía y el medioambientalismo, dentro de una estrategia decrecionista puede llegar a evitar la gran catástrofe.La sociedad conectada en red del siglo XXI alcanza consensos, resultados de procesos emergentes, abiertos y libres, y por tanto, de desenlaces imprevisibles, sobre como resolver los problemas actuales. Ernesto Bio Guevara significa la metáfora de los movimientos de transición que surgen por la emergencia del cambio de modelo de civilización, impulsados en forma de proyectos colectivos distribuidos en redes, en los ecosistemas en evolución donde cada conectado se convierte en receptor y emisor de la revolución en red.Surgen de esta manera, de forma expontánea, dosis de conocimiento encapsuladas en forma de post, videos, noticias y comentarios sobre alternativas que se comienzan autodenominar "postcrisis". Uno de los esfuerzos colectivos más importantes se basan en analizar el papel económico del propio dinero, como medida para asignar la escasez, y surgen con fuerza las propuestas reales basadas en la economía del dón, como la emisión de dinero dentro de una comunidad, sin tasa de interés y con un objetivo social, algo que ya ha funcionado en el pasado, y que cuenta con una mayor difusión de lo que podemos intuir, aunque no lo vemos en los medios de propaganda oficiales, ya que esta es una de las alternativas que más miedo provoca al sistema.

La humanidad y el planeta Tierra están en una encrucijada. En los próximos 20 años asistiremos a la pérdida irrecuperable de gran parte de la biodiversidad y al deterioro de la calidad de vida de un vasto número de personas, o bien ingresaremos en una Nueva Etapa Evolutiva. Dado el notable poder motivador del dinero, con sólo modificar el sistema monetario podemos, paulatinamente, inclinar la dirección en que motivamos a miles de millones de personas sin tratar de controlar su conductaBernard Lietaer



No hay comentarios: