el 15M quiere convertirse en un parlamento digital



La protesta de los indignados quiere volver al claustro materno, internet. La dificultad de crear consensos de mínimos es el claro reflejo de la nueva sociedad red, donde lo universalista no es eficaz. Para cambiar el sistema hace falta reflexión previa, deliberación a pequeña escala y la puesta en marcha de alternativas reales, concretas, de prototipos económico-sociales que puedan ser "casos de éxito", como por ejemplo: cooperativas, ecoaldeas, etc. Todo el mundo tiene que deliberar sobre cual es su posición con respecto a la crisis y los cambios en el entorno. De momento, hay muchas alternativas que se puede hacer dentro del sistema, respetando sus leyes y pagando sus impuestos... Solo desde el emprendimiento y la autogestión puede conseguirse, o sea, buscándote la vida, algo a lo que muchos no están acostumbrados. El Estado está arruinado, el modelo de la sociedad de bienestar ha terminado tal y como lo hemos conocido.






No hay comentarios: