el proceso de fecundación de las máquinas


Ya no hacemos nada nosotros. Todo lo hacen las máquinas. Hemos creado un mundo artificial con una complejidad increíble y totalmente ineficiente. Casi todos los productos que consumimos están construidos por materias primas de diferentes lugares del mundo, que viajan en contenedores y son ensambladas en diferentes sitios. Vuelta al contendedor, viaje a los almacenes de los distribuidores, y de allí a las tiendas y a las casas de los consumidores. La sociedad occidentalizada se ha especializado tanto que casi nadie sabría hacer algo tan sencillo como plantar un huerto.

Movimientos anticapitalistas apoyan la ética del "do it yourself", "hágalo usted mismo". No hay que comprar siempre lo que uno necesita, pagando una plusvalía a una gran corporación y contribuyendo al deterioro medioambiental. Proclaman el hackeo al monologo que graban en el subconsciente de los consumidores a través de la publicidad planetaria: "Se optimista, !consume hasta morir!"

Además de las teorías decrecionistas buscando el consumo responsable, necesarias en todo caso ante la locura del despilfarro, casi todo se podrá autoproducir. El futuro cercano desarrollará de forma intensiva nuevos conocimientos para dotar a las personas de la capacidad de autoproducir lo que necesitan. Hay que mirar más allá del bricolaje casero o del concepto del prosumidor, productor + consumidor, basicamente aplicado a los habitantes de la web 2.0.

Los seguidores de los "earthships" o "barcos de tierra" se construyen sus propias casas utilizando materiales reciclados y se preparan para no necesitar a empresas de servicios para gestionar sus necesidades energéticas, de agua y alimentos, siguiendo los principios de la ecología y la soberanía alimentaria. El "open design" o "diseño abierto" apunta a la creación de grandes repositorios en la red donde poder utilizar o compartir diseños industriales de todo tipo de productos para poder autofabricarlos. En los barcos de tierra habrá un electrodoméstico nuevo que fabricará las piezas que tendremos que ensamblar para obtener el producto que necesitamos. Y para lo que no entre en la posibilidad de ser autoproducido tendremos que asentar los principios del comercio justo.

Es el cambio del proceso reproductivo de las máquinas, la fecundación, la gestación y el alumbramiento. Es la conversión de la economía global en local, convirtiendo en artesanos a todos los seguidores de la nueva economía del don.




No hay comentarios: