dejemos quebrar a las entidades quebradas


Hasta que no dejemos quebrar a las entidades quebradas, como la CAM, no comenzaremos a arreglar el problema de la restructuración del sistema financiero.

Planteamiento para dejar de huir hacia delante:

  • Obligación a las entidades por parte del BdE de revaluar a precios de mercado, no más prebendas contables
  • Toda entidad que no pueda sobrevivir por si misma debe ser intervenida de forma inmediata
  • El BdE debe desguazar la entidad, prevaleciendo el principio de salvaguardar los depósitos de particulares y empresas 
  • En el desguace no debe de dar ningún tipo de garantías para los impagos. Que los compradores de los activos asuman el riesgo de los mismos incorporándolo al precio a pagar
  • Toda operación de intervención debe ir acompañada de la búsqueda de responsabilidades. Si los responsables no son juzgados se perpetúa la corrupción financiera




2 comentarios:

Silvia dijo...

hace tanto que tenían que haber dejado caer a los quebrados..., de una vez por todas tenemos que saber cuál es nuestra situación. la real, no la maquillada. no podemos seguir manteniendo industrias-instituciones que no son rentables, es otra forma de maquillar las cifras de paro y PIB, no podemos seguir manteniendo en catastro y en balances bancarios los precios de la vivienda de 2005, no podemos seguir subvencionando a personas e instituciones por leyes no escritas y tráfico de influencias. de una vez por todas, deben explicarnos claramente las cuentas del Estado, dónde han ido a parar nuestros impuestos? a qué destinan la creciente deuda soberana? necesitamos bajar a la realidad YA"

Juanus Mola dijo...

El Banco de España es directamente responsable. El mal llamado organismo supervisor, se ha convertido en encubridor oficial de la situación real de las entidades financieras.
Los activos tóxicos están cuantificados por el BE en 130.000 millones, y según estimaciones de analistas y expertos del sector, si cambiamos la normativa de provisiones para insolvencias en España, por la que impera en otros países de nuestro entorno, nos iríamos a cerca de 400.000 millones, lo que multiplicaría las necesidades de recapitalización por tres.
Eso haría que el capital público necesario para salvar el sector financiero se iría también al triple y los 80.000 millones del FROB (líquidos 10.000) no darían ni para pipas. Los 7.831 invertidos en las 4 cajas son la punta del Iceberg, y solo servirán para aflorar vergüenzas como las de José Luis Pego o María Dolores Amorós y sus respectivas cuadrillas.
Impunidad total para los directivos chorizos que cargan sus obscenas pensiones al FROB con la tolerancia del Banco de España. Y el FROB si que somos todos.