el estado centralizado es una organización ineficiente


El modelo cantonal suizo es todo un ejemplo de descentralización política y fiscal, al igual que los históricos fueros españoles o las más recientes ciudades-estado. Estas tres formas de organización territorial tienen un punto en común: la fragmentación del monopolio gubernamental en pequeñas unidades muy próximas y cercanas a sus residentes y, por tanto, bajo la atenta mirada del contribuyente.

(...)

Asistimos a una oportunidad histórica para el tránsito del estado autonómico a un estado federal. Y más aún para la posible consolidación en el futuro de un modelo netamente foral (ya sea de regiones o de provincias) en el que las distintas comunidades administrativas dispongan de plena autonomía tributaria bajo el principio de libre consentimiento. De este modo, se abre una puerta a la configuración de un Estado central mínimo que se alimentaría de las aportaciones voluntarias de cada entidad política, bajo la férrea y cercana supervisión de sus respectivos contribuyentes.


¿Cual es el mejor modelo para "encontrar" el lugar de una comunidad en la economía global?¿Debemos de copiar el sistema centralizado autoritario y de libertad económica tipo China?

Creemos que desde lo pequeño se puede competir mejor, ser más flexible, diseñar de forma más eficiente un modelo económico, político y social. Esta idea solo podría ser orquestada desde dentro del sistema con un proceso constituyente, que se me antoja imposible en el corto plazo. El proceso pasaría por redefinir cual es el procomún, lo que pertenece a la comunidad y como se gestiona. Esto requiere una reflexión muy profunda y un consenso que sería inalcanzable en estructuras organizativas grandes o por decirlo más bruscamente en la democracia representativa. Debemos de buscar otras alternativas.

En la antigua organización comunal castellana hay muchas cosas que podrían ser aplicables en la situación actual. Ante una situación de máximo riesgo como fue la repoblación de Castilla en la reconquista, cada comunidad que se establecía en la zona fronteriza acordaba sus propias leyes, definiendo sus libertades y protegiéndose contra los privilegios establecidos. La propia comunidad definía el espacio comunitario y el privado. Las comunidades de Castilla se convirtió en un caso único en la Europa Medieval de libertad y progreso. La corona, financiada por la banca de la época, se encargaría de sepultar la organización autogestionada y mutualista (utilizando terminología moderna) para condenar a sus súbditos a la obediencia para la mayor gloria de su imperio. 

¿Emprender o servir? 




4 comentarios:

Silvia dijo...

siempre emprender!! no al servilismo

----- jorge juan ---- dijo...

Bueno, siempre lo tuvimos claro :-)

ux dijo...

La Europa Medieval de libertad y progreso! Mi concepción del medievo está tan férreamente asociada al oscurantismo, que esa frase sola me ha teletransportado a una forma de verlo diferente, jamàs penseé que una estructura política de aquella época pudiese estar más avanzada de las que existen actualemnte.

----- jorge juan ---- dijo...

La tierra de libertad y progreso fue Castilla, un oasis en la época. Europa se organizó según los canones del feudalismo, donde ni existía la libertad, ni el progreso que no fuera de los señores.

La organización comunal castellana es muy interesante, y poniéndolo en perspectiva, no puede servir de inspiración estos momentos en los que parece que hay dos grandes opciones: el gobierno mundial, que a mí me suena a fascismo, y la organización tipo red distribuida, replicando internet, que se asimilaría a la organización concejil y de comunidades.

Me quedo con la segunda.