mercaderes de trapicheos


"...desde Génova ya han llegado mensajes a la ciudad financiera del Santander, en Boadilla del Monte, provincia de Madrid. Si quieren reconciliación tendrán que comerse a Bankia cuya viabilidad en solitario no está clara. Una fusión entre Santander y Bankia no es cosa de broma, dado que Santander volvería a ser un banco español y el mercado español no es lo que más le agrada, dado que la mayor parte de sus ingresos proceden del exterior. Y, desde luego, Rato no se conformaría con menos que una co-presidencia."


El establishment ajusta sus alianzas. El PP lanza un mensaje a Botín que "si quiere reconciliación que absorba Bankia". Cuando el sistema financiero se ha convertido en un mercadeo de trapicheos, como lo que estamos viviendo delante de nuestros ojos, solo podemos intuir todos los males, no solo para el mayor exponente de la corrupción financiera en España, Bankia, si no para el propio sistema que se inmola en un proceso que parece que ha sido diseñado con alevosía, ya que es díficil hacerlo de forma tan precisa, rápida y demoledora. 

Sin democracia monetaria, no hay democracia política.






2 comentarios:

Juanus Mola dijo...

Santanbanki o saltimbanqui, debería hacer honor a su nombre y hacer cabriolas con el balance de fusión, pues eso no lo arreglan ni con tres chisteras.
De todas formas, no termino de verlo hasta que se clarifique la crisis de la deuda soberana europea, pues el pille de D. Emilio en España y Portugal es más soberano que la propia deuda.
Veo más fácil que le arrimen 5.000 millones a pelo, y que venda posteriormente todos sus activos tóxicos a fondos de distressed o a un banco tóxico gubernamental con una quita mínima del 80% del portfolio.

----- jorge juan ---- dijo...

Que Santander no quiere Bankia, es probable, ya que bastante tiene con lo que tiene para comerse un marrón de los gordos