la lucha del hombre contra la naturaleza: el Canal de Panamá


Si hay un caso práctico digno de estudio sobre la lucha del ser humano para vencer a las fuerzas de la naturaleza ese puede ser el Canal de Panamá. Los españoles ya vieron clara la oportunidad económica de unir los dos océanos ya en la época de la conquista. El fundador de Panamá, Pedro Arias Davila organizó varias expediciones para intentar descubrir un paso comunicara ambos mares. Navegaron y desembarcaron en la actual Costa Rica y luego en Nicaragua. Gracias a los indígenas, los exploradores conocieron la existencia de dos grandes lagos, Nicaragua y Managua, pensando erróneamente que se trataba de un estrecho entre los mares. Hacia 1526 tanto las exploraciones enviadas por Pedrarias desde Panamá como las de Cortés desde México habían demostrado que el tan ansiado estrecho de mar no existía en Centroamérica. Para entonces ya se habían cumplido seis años desde que Fernando de Magallanes en 1520 descubriera en el extremo meridional del continente el estrecho de los Patagones que hoy lleva su nombre.

El río Chagres represento para las autoridades españolas una posibilidad de servir como parte de una ruta transístmica navegable. Con este propósito, en 1527 el gobernador Pedro de los Ríos organizó varias exploraciones en el río Chagres, los cuales determinaron que era favorable para ser utilizado en una vía para comunicar ambos mares. En 1529, Álvaro de Saavedra Cerón fue el primero en proponer la construcción de un canal interoceánico por el Istmo de Panamá, pero en 1533 Gaspar de Espinosa le escribe al Rey Carlos I de España señalándole que el río Chagres podría hacerse navegable a un costo muy bajo, siendo la ruta más útil del mundo, afirmando que un canal para la navegación puede ser excavado. Con la tecnología existente en el momento, la idea fue descartada por demasiado ambiciosa. Una vez más el talento creativo y la visión de los españoles se anticipó en muchos años al devenir económico.

En el siglo XIX La fiebre del oro en California, produjo la migración de viajeros de todo el mundo por diversas rutas, convirtiendo a Panamá en la vía más corta y factible entre el este y el oeste del continente americano, haciendo retomar la idea de la construcción de vías de comunicación como canales y ferrocarriles para el paso de mercancías y pasajeros. Los derechos para la construcción y administración de la obra por parte de los Estados Unidos en territorio panameño fueron negociados por el gobierno de Bogotá, ya que Panamá continuaba siendo una parte de Colombia, a pesar de los cuatro intentos fallidos de independencia. En esta época comienza el intervencionismo de EEUU en Panamá.

Pero fueron los franceses los emprendedores más intrépidos. Tras haber culminado el Canal de Suez, pensaron que podrían repetir el mismo éxito en América. En 1874 el Conde De Lesseps funda la Compagnie Universelle du Canal Interocéanique con el propósito de construir un canal a nivel por Panamá. Los franceses iniciaron los trabajos en 1881. pero los grandes gastos y el poco control existente, sumado al desconocimiento de la forma de transmisión de enfermedades típicas de los trópicos como la fiebre amarilla y la malaria se convirtieron en el principal obstáculo para la construcción del canal. La no aceptación por parte del Conde de Lesseps de no cambiar el proyecto de canal a nivel por uno de esclusas, como alternativa y recomendación de ingeniería para poder concluir la obra se señala como otra de las causas posibles del desastre francés.

En septiembre de 1889 la compañía quebraba y era intervenida. En esfuerzos desesperados por salvar los dineros de la compañía, se autoriza a vender activos y derechos en el istmo a los Estados Unidos. La aventura francesa en el istmo duró diez años con una pérdida de vidas humanas cercana a los 20.000 muertos.

Para luchar contra las enfermedades se pavimentaron los pueblos y ciudades, se construyeron alcantarillados, se fomentarion normas básicas de higiene,... Tras los titánicos intentos fallidos de socavar el paso de Culebra, los técnicos consiguieron pasar a un sistema de exclusas para vencer el desnivel.

Para contener el agua de las exclusas se construyeron compuertas de acero de 20 metros de ancho y 2 de grosor. Su altura varía entre los 14 y los 25 metros, dependiendo de la ubicación. Las más altas se colocaron en las exclusas de Miraflores para controlar las mareas del Pacífico. Cada exclusa tiene unos túneles a los que llaman alcantarillas, que permiten el flujo de agua a través de las cámaras. Hay tres alcantarillas a lo largo de cada exclusa, una en el muro central y una en cada uno de los muros laterales. Cada compuerta está conectada mediante un brazo de acero a un enorme brazo maestro, escondido en la pared de la exclusa, que gira sobre un pivote de 6 metros de diámetro para abrir o cerrar la exclusa movido por un motor eléctrico de 40 caballos. La operación de cada exclusa se dirige desde un tablero ubicado en el muro central de la cámara superior de cada exclusa. Las locomotoras de remolque, que denominaron “mulas”, se diseñaron para controlar el movimiento de los barcos en las exclusas y evitar colisiones con los muros y compuertas. Los americanos consiguieron culminar la obra en 1914. Con el movimiento de tierras que fue necesario hacer, se podría haber construido un túnel que atravesaría el planeta tierra de lado a lado.

Las exclusas de Miraflores, las últimas antes de entrar en el Pacífico, es un lugar de peregrinación para poder admirar la lucha del hombre contra la naturaleza. Desde la época de los norteamericanos lo convirtieron en una atracción turística. Desde una grada se puede observar el tránsito de los barcos, y luego visitar un museo y un teatro que cuentan la historia de todos aquellos héroes del Canal, esas personas que vinieron de todos los lugares del mundo para trabajar en la construcción. En el buscador de nombres de la lista de trabajadores encontramos veintisiete Garcías, uno de los apellidos más globalizados...

En la actualidad varias empresas españolas trabajan de contratistas en la ampliación del Canal, en la que se están construyendo nuevos canales que permitirán el tránsito de los super mercantes y petroleros. 




No hay comentarios: