como hacer efectivo el debate sobre la ruptura del euro o las ideas que van saliendo en la red


Hay una cierta esterilidad en el recientemente abierto por doquier debate sobre la ruptura el euro. Calcular un escenario sin cambiar de modelo de forma radical, nos llevará a unas estimaciones económicas catastróficas. Obvio. Esto introduce más miedo y sensación de caos, algo que interesa a la parte perdedora en una hipotética ruptura monetaria. 

¿Porque sería interesante estudiar la salida de euro del España? 

Porque el actual modelo económico no es capaz de generar empleo, si no que lo destruye de forma imparable. Tener tu propia divisa permite “localizar” la economía, acaparando parte de la plusvalía que si con el modelo divisa-cesta se cede a la economía global, o aquellas economías que por diferentes razones la acaparan. En el modelo actual solo creciendo en base a las variables clásicas que miden el crecimiento se puede generar empleo. ¿Cuantos desempleados nos podemos permitir? ¿Que sucederá en una sociedad en el que más del 50 % de su gente joven no tiene trabajo? Yo creo que no podemos permitirnos más paro, ni más cierre de empresas, y es urgente dar la vuelta a la tortilla, de forma radical. 

¿Si salimos del euro deberíamos volver a la peseta? 

No tiene porque, de hecho, se debería estudiar dos opciones distintas o quizás incluso compatibles: la existencia de divisas regionales o la libertad de emisión de moneda por quien y donde quiera, la democracia monetaria. Siempre que haya un mercado habrá cambistas para dar convertibilidad y liquidez a las monedas. Evidentemente este planteamiento no casa ni a golpes con una estructura de estado como la que existe, ni a nivel fiscalidad, que será el primer argumento en contra, ni a nivel organizativo, ni a... Pero, ¿para que sirve el actual estado? El rollo del estado del bienestar ya no vale. Un estado que recorta educación y sanidad para seguir pagando gastos militares o rescates bancarios, con prejubilaciones de oro, etc..., hace tiempo que moralmente ha caído, y toda su autojustificación es un intento de mantener lo insostenible. 

¿Salir del euro se haría para no pagar las deudas? 

No, sería para crear un nuevo modelo económico, sin las profundas limitaciones que implica una divisa cesta. Por supuesto, no puedes salir del euro sin haber negociado y acordado un plan de pagos del desaguisado financiero existente, tanto a nivel privado, como empresarial o público. Requiere un concurso de acreedores nacional, la definición de un nuevo marco de la situación de insolvencia y como solucionarla. El mercado está marcando un nuevo precio, sustancialmente diferente del que había hace 5 años, sobre los activos, sobre todo los inmuebles y terrenos, donde está buena parte de los ahorros de la gente y las garantías de los préstamos. Rescatar a los bancos de su pésima y oportunista gestión para que estos inviertan en deuda pública, mientras se reestructura débilmente una economía pública sobredimensionada, ineficiente y clientelar solo sirve para huir hacia delante y aumentar el problema, que es lo que se ha hecho desde hace cuatro años. Algunas ideas imaginativas como la de Huerta Soto, pueden llevar a alguna derivada interesante, pero nada que no sea replantear el modelo al completo, no solo el coeficiente de caja, podrán ser efectivos. Si no se organiza, el tinglado terminará en un impago a la argentina, con la declaración de deuda odiosa, como parece que va a ocurrir en Grecia antes del final de este año... Pero, ¿donde se pone el límite de la deuda odiosa? ¿Esto no es el camino directo a la guerra? 

¿Sería España condenada al ostracismo internacional? 

España puede convertirse en un líder mundial, en un ejemplo a seguir, si es capaz de dar la vuelta a la tortilla, crear un nuevo modelo económico, político y social, generar empleo para su población, a la par que calidad de vida, cultura, conservación medioambiental,... 

Pero todo esto solo es posible desde lo pequeño, no desde una estructura de 47 millones de personas sumidas en el caos y la desesperación. Vuelven los tiempos de la Reconquista, vuelve la frontera. Deberían volver los fueros, las comunidades, la libertad para el que se aventure a vivir en la frontera. Seguir con vuestro engendro, pero permitirnos a algunas comunidades comprometidas y con ideas distintas un marco de libertad para demostrar que se puede crear empleo a destajo, competir en el mercado mundial, crear una economía sin emisiones contaminantes y entrar de lleno en la sociedad del conocimiento. 




No hay comentarios: