no tenemos miedo


Sentados sobre un racimo de bombas de relojería seguimos sorprendiéndonos del poco conocimiento que tienen los dirigentes de bisutería que manejan los hilos sobre su engendro. Los bancos desesperados les piden que prohíban las posiciones cortas (el Popular tiene casi el 7% de su capital en préstamos de títulos concedidos en apuestas bajistas). Nadie se fía del controlador de los bancos, el BdE. Ya han cambiado de auditores varias veces. Los políticos nos dicen que ya nos contarán algún día la verdad (¡). Leemos que han salido de España más de 100.000 millones de euros.... El caos ha invadido nuestras vidas. Son los efectos de la onda expansiva de la deflagración del modelo del crecimiento. 

A pesar del vértigo de la constatación de nuestras previsiones, sintiendo como la adrenalina nos sube sin parar, no tenemos miedo. En la tempestad, seguimos un rumbo preciso. Llevamos años preparándonos. El futuro es nuestro.



No hay comentarios: