la inminente escasez global de agua potable y la guerra que viene


El agua es un bien escaso, cada día más. Las pautas de consumo del mundo occidental son insosteniblesEl mayor problema a resolver es ese 75 % del consumo total que va dirigido a mantener la agroindustria, basada además en el uso intensivo de combustibles fósiles. De este porcentaje total, un tercio se destina a cultivar el forraje con el dar de comer a la cabaña ganadera. No salen los números. La hipoteca medioamiental no para de crecer. Necesitamos crear un nuevo modelo agroalimentario. El riesgo de ruptura del modelo que nos da de comer se incrementa por momentos. Todo pasa por buscar la eficiencia. Conseguir más con menos. Solo será posible sincronizándonos con los latidos de la madre tierra. Los tres niveles de trabajo son: cédula-vivienda, comunidad a nivel local, y tejido-ámbito regional

Seguir dedicando los esfuerzos en productos que ya nadie quiere, en mantener los ídolos con pies de barro de la sociedad de consumo o aguantar hasta el límite el modelo de estado clientelar, no solo implica un gran coste de oportunidad sino que avivará el fuego de la guerra en la que estamos inmersos. ¿Alguien duda que estamos en guerra, aunque le pongas el apellido de económica o asimétrica?




No hay comentarios: