quizás es el momento de "romper" España


Diagnosticar cual es la situación en la que estamos no es nada fácil. Entender las causas y consecuencias de los cambios en el entorno es entrar en el terreno de las ideologías y la intuición, donde la formación, la cultura y la experiencia juegan un papel relevante. 

¿Que papel juega el peak oil en la crisis?¿Y la sociedad de la información?¿Es la corrupción la causante o el estado clientelar? ¿Cumple su función el Estado? ¿Y la economía?...

Razonar una visión, incluyendo por supuesto la intuición y nuestra visión emocional de la realidad es uno de los objetivos de este blog. Con una visión se puede construir un modelo. Cuando leo reflexiones similares en internet, me alegro y me pregunto como es que no lo está haciendo la sociedad, como conjunto, o al menos un número suficiente de elementos individuales, o como tribu o como comunidad. Llegas entonces a la conclusión que la sociedad sigue esperando que sean las instituciones, el estado o la clase política los que realicen este esfuerzo intelectual, algo que se me antoja imposible. Desde lo pequeño, desde la comunidad si se puede realizar esta tarea con un resultado, que al menos, servirá para construir un plan estratégico. 

Siguiendo este esquema, el corsé nacional y estatal de algo tan irreal como España, como estado-nación, se convierte en uno de los mayores escollos a resolver. Por que, ¿como se rompe España para convertirlo en algo mucho más pequeño, manejable, real...? ¿como facilitar un entramado público para permitir el desarrollo de una economía más efectiva y menos corrupta que la actualmente ya completamente agotada?

Quizás podría ser algo tan sencillo como permitir zonas o casos de prueba, como pedía Michael Reynols, el arquitecto que desarrolló los earthships, cuando el sistema le quitó hasta la licencia de arquitecto porque no aceptaba como políticamente correcto casas construidas con materiales reciclados y que fueran autosuficientes. Pero la realidad es que al estado le aterra perder el poder, se atrinchera y se prepara para un lucha que es fácilmente predecible.

Si sucediera, ya sabemos que todo es dinámico y que tener cintura es la clave para ir adaptándose y conseguir sobrevivir. Ningún dibujo inicial se parecerá en casi nada a la obra final. Que nadie espere, aunque lo pedirán con entrega, un Paquito, ni un Ché, ni ninguna figura parecida que guíe al pueblo hacia un nuevo orden.




No hay comentarios: