para conseguir innovar necesitamos un espacio de libertad


España comienza a reconocerse en crisis, pero no una crisis como las otras. Esto es algo más. Los suicidios debidos a los desahucios han despertado la conciencia colectiva, los sentimientos de solidaridad se mezclan con el pavor a la incertidumbre, a esa sociedad industrial que colapsa mientras la sociedad red extiende su cultura, en una difícil convivencia. El problema de reestructurar el estado por los gestores que lo han llevado al desastre es la chapuza integral. Pasa lo mismo con la banca, que suplica que "no se premie el impago". A un paso del abismo, no fiscal, sino, real. 

Solo hay un camino para avanzar, reducir el paro. Solo necesitamos una cosa, que nos dejen un pequeño espacio de libertad para emprender de forma integral, radical, innovando, reinventando nuestra relación con el habitat que nos rodea y la articulación de las relaciones sociales. 




No hay comentarios: