la insostenible urbanización de China


China cuenta hoy con 221 ciudades de más de un millón de habitantes y otros 400 millones de personas se trasladarán a grandes urbes de aquí a 2020. La ambición de Pekín quedaba resumida a principios de esta semana con un titular en el diario China Daily en el que se pedía «la urbanización total». Los líderes del gigante asiático han emprendido la mayor y la más rápida urbanización de la historia, un objetivo para el que no parece haber obstáculo lo suficientemente grande. Se vuelve a poner en evidencia el difícil equilibro al que se enfrenta China: entre su legítimo deseo de ver prosperar a sus ciudadanos y el daño medioambiental que su modernización está provocando, incluso más allá de sus fronteras. El gigante asiático es ya el país que más dióxido de carbono emite a la atmósfera, una contaminación que seguirá aumentado al menos hasta 2030. presentar el estudio el año pasado. El problema es que esa meta está aún lejos. Cerca del 50% de la población del país asiático vive ya en las ciudades, pero 700 millones de personas siguen haciéndolo en el campo. Las reformas de las últimas tres décadas han beneficiado sobre todo a las poblaciones urbanas del este del país, dejando atrás las zonas menos desarrolladas. El siguiente objetivo es crear decenas de nuevas urbes en el centro y oeste que puedan acoger las migraciones. El país está levantando el equivalente a 50 ciudades con un tamaño superior al de Madrid. «No se trata solo de incrementar el número de residentes urbanos o expandir las ciudades», aseguraba días atrás Li Keqiang, que en marzo tomará el relevo como primer ministro chino. «Es un cambio completo de vida rural a urbana en términos de estructura industrial, trabajo, medio ambiente y seguridad social».

Extracto del  artículo de El Mundo La marcha China hacia las urbes


Occidente consiguió "vender" su modelo. La publicidad planetaria, el cine, la televisión por satélite, internet, extendió el virus. El modelo del crecimiento, el progreso, entendido como el desarrollo de una sociedad de industrial y de consumo creó un monstruo que se replicaba a si mismo. Nadie tiene legitimidad para pararlo. Somos culpables, nosotros ya lo hicimos. 

Solo hay una alternativa a la catástrofe medioambiental en marcha: diseñar estrategias que nos permitan "conectarnos" de nuevo con la madre tierra. Solo descubriendo y entendiendo las conexiones funcionales de los ecosistemas y aplicándolos a nuestra forma de vida podremos evitar actuar como la plaga en la que nos hemos convertido, capaz de consumir a su huésped, la madre naturaleza, buscando un límite que, sin duda, será apoteósico.





8 comentarios:

Thethundertraveller dijo...

Coincido con lo que dices, el problema es que el inmenso territorio chino no tiene incentivos para anclar a la población, y el dirigismo economico y social del PCCh seguirá creando ciudades monstruo, pero como se abasteceran? Deberian buscar un equilibrio desarrollando aprovisionamiento interno en lugar de comprar compulsivamente materias primas, que las tienen, aunque no tengan procesos economicos de estracción/explotación. Creo que hay un debate entre macro ciudades y comunidades distribuidas, aun fuera de las ciudades, aunque la tendencia en China favorece a las primeras...

----- jorge juan ---- dijo...

Tienen capital y se lo pueden permitir, en nombre del progreso. Es la justificación al final de todo, aunque terminen de desestabilizar el planeta.

El problema es que no hay reemplazo, a nuestra forma de vida. La cultura de occidente prácticamente ha acorralado y extinguido a otras culturas que si viven conectados con la tierra.

Hasta que no creemos, probemos y extendamos formas de vida alternativas sostenibles, manteniendo el confort que demanda la sociedad de consumo, vamos camino hacia la nada.

Lo que no se es si tendremos tiempo...

Jose Angel Zabalegui dijo...

Estoy de acuerdo en la justificación ciega y caiga quien caiga, en nombre del progreso... el modelo acompañado de capital es como un panzer, es como echarle gasolina a una hoguera ya encendida.
http://www.quintopodernoticias.com/2012/12/china-derribara-700-montanas-para.html
Mientras no se produzca una desprogramación, que no llegara por medios tradicionales, seguiremos cometiendo los mismos errores y China se me antoja como uno de los "gordos, gordos".... lo que nos llevará a un final inexorable, a una desprogramación obligada, dramática y radical, con muchos daños colaterales

----- jorge juan ---- dijo...

Desde luego, necesitamos mirar la situación con la mente muy abierta. Solo desde la creatividad podemos crear modelos alternativos.

Los daños colaterales... cada vez más y más profundos

----- jorge juan ---- dijo...

El 97 % de las aguas subterráneas de China están contaminadas

----- jorge juan ---- dijo...

China se ha convertido en el grave problema ambiental del planeta

Thethundertraveller dijo...

Es un caso práctico más de la aplicacion de la Ley de Moore, en este caso la exponencialidad de la agresion del medio ambiente, a menos que se tomen medidas de control, pero eso exige dar marcha atrás en el "progreso" de sociedades que piensan que "ahora les toca a ellos desarrollarse". La unica solucion: hacer más lentos los procesos de destruccion intentando complementar con medidas que favorezcan menor emision o mayor ahorro. Pero no será fácil

----- jorge juan ---- dijo...

Soy muy negativo sobre lo que puede ocurrir. Estamos muy cerca de un punto de no retorno. Muchos piensan que ya se ha rebasado.

Lo cual no impedirá que sigamos con ilusión y esfuerzo con nuestros proyectos