Beppe Grillo: el portavoz de los indignados italianos


"Está terminando una época y no lo quieren entender. Se han comido una generación, un país entero, y nos infravaloran"

"Queremos que la sociedad cambie. Queremos una revolución cultural. El resto son discusiones ridículas. No se dan cuenta de lo que esta sucediendo, está sucediendo una hiperdemocracia, de la que sabremos mucho más dentro de tres o cuatro años".

"No queremos dañar las empresas pero donde entramos nosotros, ciertos business se acaban, termina la incineradora y empieza la separación de basuras, pero sin medias tintas, no hay negociaciones". Para Grillo, los nuevos empleos están en internet, en las energías alternativas y las redes de consumidores, pero en economías a media escala sobre todo.

"Slow life y slow food. El futuro es lento y ligero", dice. No cree que el crecimiento traiga trabajo, cree en desacelerar los proyectos de alta velocidad y potenciar los productos de kilómetro cero, en el transporte eléctrico y en la permacultura. Pero para intervenir de emergencia –"porque esto es una emergencia"–.


Si quieres leer más acerca de Beppe Grillo.




1 comentario:

Anónimo dijo...

La disyuntiva es un dilema entre “austeridad” y un “endeudamiento.Beppe Grillo en Italia parece entender esto, y desde una perspectiva ecologista y Hubbertiana, habla de adaptarse a un mundo sin crecimiento y con energía escasa, donde lo urgente es hacer a los ciudadanos partícipes en las decisiones sobre qué reformas adoptar (y dejar quebrar a bancos y empresas insolventes, claro).