Juan Ramón Rallo: el PP lo confía todo a un milagro


[...] Las indignadas mareas antirrecortes se van convirtiendo en parte de nuestro paisaje político y la calle cada vez apuesta más por un default a la argentina y por una bolivarización de nuestras instituciones.

[...] Pero a clavo tan incandescente es, en última instancia, al que se ha agarrado nuestro intervencionista Gobierno para evitar que nos engulla el sobreendeudamiento al que se han vuelto adictos políticos, burócratas, grupos de presión, bancos quebrados y enfurecidas masas indignadas. Gastar y no pagar hasta que la última de las burbujas de nuestro país, la del sector público, termine implosionando. Y entonces, después de haber acumulado en menos de una década, un volumen de nueva deuda pública equivalente a todo el PIB de España, todavía proclamaremos con más fuerza que el culpable de nuestros problemas ha sido la austeridad. La austeridad de endeudarse, de aquí a 2016, en un billón de euros.






No hay comentarios: