somos órganicos y toda actividad humana debe ser órganica




Tras pasar un tiempo de nuevo entre los indios kunas y observando la extrema vulnerabilidad de los últimos habitats humanos respetuosos con la naturaleza, vuelvo obsesivamente a mis útlimas reflexiones, tratando de ordenar y sintetizar la base conceptual que nos permite trabajar la estrategia que denominamos Rumbo a la Sociedad del Conocimiento, con el Medioambientalismo como uno de sus componentes primarios. Escribía...

...Pero la tecnología depende de la cultura. Encontrar una cultura tecnológica que respete la naturaleza es la clave del nuevo desarrollo, de la sociedad del conocimiento que intuimos. No vale el marketing verde. No vale el optimismo tecnológico. El reto es bastante más complejo. La permacultura se consolida como el método para generar el conocimiento necesario.

El ser humano ha llegado al nivel de convertirse en una plaga. Nuestra forma de vivir carece de ningún tipo de sentido orgánico,  algo  que es mucho más acentuado cuando nos referimos a la vida en las ciudades, el paradigma del habitat artificial que ha fomentado la sociedad de consumo. Nuestra estrategia es desarrollar estrategias desde lo pequeño, desde lo comunitario, perseguir la autorganización, utilizar un método y compartir en red ese conocimiento tratando de crear un lenguaje común que multiplicará órganicamente los impactos de las innovaciones que necesitamos como una cuestión de vital supervivencia.

Desde luego la biomimética es una potente herramienta, o la definición de un modelo que utiliza esa base, como The Blue Economy de Gunter Pauli, que en el fondo no es más que un desarrollo más elaborado de los principios de la permacultura, lo que permite elaborar una visión de futuro que fusiona el saber antiguo con el nuevo conocimiento generado en red que es el que realmente puede abrirnos la mente para intentar dibujar un futuro mejor.




5 comentarios:

Silvia Garcia dijo...

a pesar de que era una idea que siempre había rechazado, cada vez me convenzo más de que para poder forzar un cambio real hay que infiltrarse en el sistema para poder desmontarlo desde dentro. no vale con corrientes de pensamiento externas, como de blue economy o la economía del bien común o la permacultura. hace falta demoler y desescombrar para poder salir de algo más o menos limpio.

----- jorge juan ---- dijo...

Estoy de acuerdo parcialmente contigo. No creo que el Blue Economy o la ECB se queden en algo más que una buena idea. Sobre la permacultura, creo que es un método de trabajo. Es una herramienta de diseño que puede ser en si mismo el desescombrador al que te refieres. Una guía de trabajo que puede crear alternativas distintas y reales al modelo actual.

De cualquier manera, creo que el sistema se va a caer solo. No hay ni siquiera que darle un empujón.

Silvia Garcia dijo...

no me refiero a que sean buenas ideas, sino corrientes de pensamiento que van más allá de una idea, sean buenas o malas. en los momentos que nos ha tocado vivir es necesario tener alternativas, opciones de sistemas diferentes, sostenibles, amables con la naturaleza y el ser humano, por lo que estas corrientes son ejes de cambio, necesarias, pero para que se implanten necesitan 'colarse' en el sistema y promover el cambio desde dentro. el sistema va a caer solo, pero el proceso está siendo largo, costoso y muy doloroso. yo si que creo que necesita urgentemente un empujón para poner fin a una agonía que parece no tener fin.

----- jorge juan ---- dijo...

La percepción del tiempo es distinta para cada uno... Si es lenta y está siendo muy dolorosa, pero el problema es que todavía el 70-80% de la población ni siquiera entiende bien lo que está pasando y solo quiere volver a lo de antes. Siguen el discurso oficial de los dirigentes corruptos radiado a través de unos medios de comunicación que también van a morir.

En el eje de cambio estamos ya trabajando, pero tienes razón, tenemos que meterle un poco más de velocidad.

Mañana vuelvo a Madrid :-)

----- jorge juan ---- dijo...

He visto el enlace que has publicado. Permacultura, significa "cultura permanente", o sea, es método, pero también implica una ética. Es muy importante este concepto, ya que el desarrollo tecnológico depende de la cultura que le envuelve. Encontrar una cultura tecnológica que respete la naturaleza es la clave del nuevo desarrollo, de la sociedad del conocimiento que intuimos.