¿donde están metidos los impuestos de los españoles?


Un amigo me ha mandado un mail y me hacía este tipo de preguntas:

[...] ¿Donde están metidos los impuestos de los españoles? ¿Cómo se distribuyen? ¿Existe algún control de su correcta administración en la actualidad? No sé, me da que viendo que todos son recortes, subida de impuestos y en los ayuntamientos, no hay un duro... ¿Donde está el desagüe? porque no se mueve nada el dinero, han quitado subvenciones, se está capitalizando lo público en privado, etc etc etc.. [...]

Voy a intentar responderle en abierto, porque me parece que es un pregunta que nos estamos haciendo casi todos los ciudadanos y no es sencillo entender la vertiente financiera de la crisis (tiene muchas más):


Cada órgano de la administración pública tiene que confeccionar todos los años un presupuesto de ingresos y gastos, que se consolidan en un único presupuesto (Presupuestos Generales del Estado), basados en un cuadro de previsiones macreconómicas y de previsiones de gastos  e ingresos que tiene que ser aprobado por los políticos. Los Presupuestos Generales del Estado se formulan como una ley. Si los gastos son mayores que los ingresos generan un deficit (deuda que se va acumulando y que va aumentado cada año que termina con deficit la partida de gasto) En los Presupuestos Generales del Estado de este año (2013), las pensiones, el desempleo y la deuda pública se llevan seis de cada diez euros del gasto presupuestario. El pago de la deuda representa un 25 % del gasto. En concreto, estas tres partidas suman un total de 187.139,76 millones de euros, lo que representa el 58,5% del gasto total contemplado en los Presupuestos. Para tratar de reducir el deficit han tratado de hacer un ajuste presupuestario importante. Del ajuste total, el 58% va por la vía del gasto (bajan) y el 42% por la de los ingresos (suben). Sólo se salvan las pensiones (que suben un 1% a cuenta de la inflación de 2013) y el pago del servicio de la deuda (más de 38.000 millones de euros). En el resto de epígrafes tocan recortes.

Este es el desglose general:
  • Ingresos: 124.044 millones de euros. Se prevé recaudar por impuestos es 104.234 millones —el 37,7% más—, de los que 39.594 serán tasas indirectas —el 81,6% más— y 64.639 serán directas —el 19,9% más—. Entre los impuestos directos, la mayor partida se logrará del IRPF (42.251 millones, el 48,4% más), seguida de sociedades (19.012, el 2,9% menos). Por lo que respecta a los indirectos, 28.272 millones vendrán del IVA, 4.405 millones de hidrocarburos y 3.508 de labores del tabaco. Al conjunto de los ingresos impositivos hay que sumar el "resto de ingresos" por valor de 19.811 millones, el 56,2% menos. En el proyecto de ley de Presupuestos los premios de las loterías de más de 2.500 euros estarán sujetos a una tributación del 20%.
  • Gastos: 235.904,43 millones de euros, lo que representa un aumento del 9,9%, debido al notable crecimiento que han experimentado las aportaciones a la Seguridad Social y los intereses de la deuda pública, incrementos que en conjunto superan los 16.400 millones de euros. El presupuesto consolidado de gastos no financieros previstos para 2013 —que incluye el Estado, la Seguridad Social, los organismos autónomos y otras entidades del sector público—, es de 305.532,5 millones de euros, un 2,2% más que en 2012.
  • Gasto social: supone el 63,6% del presupuesto consolidado, con 178.771 millones de euros. 
  • Deuda pública: aumentará del 70,2% al cierre de 2012 al 90,5% del PIB en 2013 por las nuevas necesidades financieras y la refinanciación de vencimientos, así como por el impacto de instrumentos como el Fondo de Pago a Proveedores o el crédito para la recapitalización de la banca. 
La siguiente tabla muestra el cuadro macroeconómico sobre el que se ha elaborado el Presupuesto, así como las previsiones de déficit y superávit:


Tras esta sobredosis de números hago mis comentarios:
  • Los Presupuestos de 2013 han sido redactados con un objetivo principal: cumplir con la exigencias de Bruselas (deficit público al final del año del 4,5 % del PIB). Hay que tener en cuenta que desde que en mayo de 2010, cuando los mercados internacionales cerraron el grifo de la financiación a los bancos españoles por considerarlos poco solventes, la UE tutela de hecho a España. Todo lo que se ha hecho desde ese momento ha sido para asegurar el pago de la deuda a los acreedores (incluído un cambio de Constitución sin pasar por plebiscito)
  • El gobierno ha trabajado con cuadros macroeconómicos que sabía que no iba a cumplir (p.e.: este año preveen una caída del PIB del - 0,5 %, cuando el consenso de analistas habla del - 1,5 %, lo cual supone no ingresar lo previsto y gastar más, más paro, etc...)
  • El gobierno ha manipulado todas las cuentas públicas desde hace años para maquillar el deficit y tratar de "pasar el examen" de Bruselas. La última conocida es el traspaso de las devoluciones de impuestos pendientes de 2012 a enero de 2013.
  • La economía española basaba su modelo productivo en la construcción y el endeudamiento masivo de todos los agentes económicos. El resultado ha sido la urbanización de España con un stock de propiedades inmobiliarias a la venta de más de 3,5 millones y la imposibilidad de devolver los créditos en un período que no implique varias generaciones.
  • La financiación masiva fue posible por estar dentro del euro, y por tanto, aparentar casi la misma solvencia que países como Alemania. Cuando se corta la financiación a los bancos españoles, todo de cae. El consumo desciende, las empresas cierran, el desempleo se desboca, los ingresos del estado bajan, los gastos suben (lo que antes eran ingresos ahora se convierten en gastos, p.e.: ingresos por IRPF/subsidio de desempleo). La población en España tarda en darse cuenta casi cinco años de lo que ha ocurrido, principalmente por la manipulación de los medios de comunicación ("no hay crisis", "brotes verdes",..). 
  • España había vivido una gran mentira. No eramos ricos como el resto de los europeos, vivíamos del crédito. Pero los créditos hay que pagarlos. Cuando la economía crecía, aparentemente se podría llegar a devolver, pero de repente, no solo no crecemos, si no que decrecemos. El modelo basado en crecimiento ha fallado. La situación de máximo endeudamiento del sector público y privado hace que sea virtualmente imposible devolver los créditos a menos que la economía vuelva a crecer con fuerza.
  • Para que la economía vuelva a crecer con fuerza y generar empleo deberíamos devaluar nuestra divisa, pero estando dentro del euro no podemos. Salir fuera del euro, supondría la suspensión de pagos y restructuración severa del estado.
  • El estado del bienestar no es mantenible en el tiempo y tendrá que ser restructurado de forma mucho más radical que la hecha hasta la fecha. Pero, son los políticos quienes deciden que recortar y que no, y son muchas las muestras de que sus privilegios son intocables, y que todo el peso tiene que sufrirlo la clase media.

Desde mi punto de vista, el estado va a ir a la quiebra. Es una cuestión de tiempo. La quiebra de varios estados en la UE llevará a la desintegración de la misma. Muchos de los estados que hoy conocemos se convertirán en estados fallidos. Ninguna solución estará exenta de un gran sufrimiento a la población (continuar dentro del UE y con la política de austeridad, salir del euro y reestructurar desde el impago,...) y estamos lejos de ver el final del túnel. Mientras tanto vemos como el estado y la UE se preparan para confiscaciones masivas de los activos de la población...





No hay comentarios: