el lobby eléctrico intentando destruir la competencia


El paquete de medidas aprobado por el Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado 12 de julio no es una “reforma energética” obligada por la necesidad de atajar el déficit de tarifa del sistema eléctrico –y que seguro no resolverá– como se ha querido presentar.  Es deliberada, con premeditación y alevosía, la culminación de lo que sembró en su segunda legislatura el anterior gobierno y lo que estaba decidido a hacer el actual desde que presentó sus cartas credenciales con la moratoria a las renovables. Las lágrimas de la patronal eléctrica por el supuesto dolor que les causan algunas de las medidas –dolor desmentido por los mercados en sus cotizaciones– esconden cínicamente la satisfacción del que ve como desaparece la competencia, como se aniquila a los que habían osado entrar en su terreno. Han ganado el pulso con la complicidad de la clase política y en enero volveremos a hablar de la necesidad de atajar el déficit de tarifa.






No hay comentarios: