extracto de la entrada Sociedades Estacionarias


Cuando las generaciones venideras echen la vista atrás, se darán cuenta de que el desarrollo del Capitalismo sólo fue posible a costa de saquear el medioambiente. La plusvalía de la que hablaba Marx –los beneficios empresariales-, no sólo se extrae del trabajo de los trabajadores, sino de nuestro entorno. La Naturaleza paga. Todo el sistema financiero-económico está diseñado para depredar los recursos naturales. Nunca le hemos dado importancia a estas cosas porque desde que empezó la Revolución Industrial en Inglaterra a mediados del s. XVIII, parecía que los recursos del planeta eran infinitos. Sólo ahora empezamos a percibir el peligro… Pero somos tan estúpidos que la mayoría de gobiernos e instituciones internacionales siguen funcionando en modo automático creyendo que tenemos todo el tiempo del mundo para revertir la situación.

El ecosistema de la Tierra tiene cierta capacidad de regeneración. La madre Naturaleza hace lo que puede… Pero nosotros la devoramos sin contemplaciones. El 86% de la población vive en países que consumen más recursos naturales de los que el ecosistema puede restituir; es decir, éstos países acumulan “deuda ecológica” que tendremos que pagar entre todos. Aunque quizá lo peor de todo sea la tendencia. Cada año se anticipa más y más el momento en que el sistema gasta más de lo que ingresa. Puede que el año que viene alcancemos ese punto de inflexión a finales de julio. Quién sabe…

Esto no puede continuar así. Necesitamos otro modelo de sociedad y otro modelo de producción respetuoso con nuestro entorno que pueda gestionar la oleada de escasez que se nos viene encima como un tsunami






No hay comentarios: