Ethereum: criptomoneda para contratos inteligentes




El pasado 23 de julio comenzaba la pre-venta de Ether, la criptomoneda que servirá de “gasolina” para la plataforma de contratos inteligentes (smart contracts, en inglés) de Ethereum. La campaña de recaudación se cerraba el pasado 2 de septiembre con algo más de 60 millones de Ether vendidos, lo que viene a ser alrededor de 30.000 BTC, es decir, 15 millones de dólares. 

Ethereum, con sede en Suiza, es una plataforma y un lenguaje de programación, basada en la tecnología de la cadena de bloques (block chain en inglés) en la que se basa Bitcoin, y que tiene como objetivo hacer posible que los desarrolladores creen y publiquen aplicaciones y contratos inteligentes que no requieren de la confianza en terceros para funcionar.

“Ethereum se puede utilizar para codificar, descentralizar, dar seguridad y comerciar casi con cualquier cosa: el voto, nombres de dominios, intercambios financieros, crowdfunding, dirección de empresas, contratos y convenios de la mayoría de cosas, propiedad intelectual e incluso de propiedad inteligente, gracias a la integración de hardware”, explican en su página web.

La criptomoneda Ether sería entonces como la “gasolina” más que una unidad monetaria. Así, será la que ejecutará las aplicaciones en la red descentralizada de Ethereum. Es decir, en la práctica, el Ether se necesitará para poder hacer uso de esta plataforma.

Según la compañía, las monedas reales no estarán disponibles hasta que se extraiga el Bloque Génesis, algo que la compañía espera que ocurra durante el invierno 2014-2015. Después de la extracción del Bloque Génesis, se le enviarán los Ether a todos los que participaron en esta preventa.



2 comentarios:

Javier dijo...

Soy una persona de mente abierta pero no debo ser muy listo porque todo esto supera mi nivel de comprensión. Necesito unas clases ya!!!

----- jorge juan ---- dijo...

Tienes que conocer primero como funciona Bitcoin. Las características de Bitcoin (no repudio, track de todas las transacciones, etc...), son aplicables a un contrato privado, donde cada vez que un activo, un derecho u obligación pueden registrase con esta nueva criptomoneda, simplificando el proceso. Vamos, que ya harán falta ni notarios, ni registradores. Son tecnologías incipientes, pero que apuntan a una innovación real de gran calado.