el fracaso del modelo productivo en España





Con un paro real del 34,3 % (no solo esta si no todas las cifras de la contabilidad nacional están manipuladas) y una economía que sigue sobreviviendo emitiendo deuda para pagar la deuda, se puede afirmar que el actual modelo productivo está acabado. 

España tiene 15,6 millones de inactivos, 5,4 millones de parados y más de 8 millones de pensionistas. Es decir, casi 28 millones de personas que están fuera de la ocupación, pero también en gran parte de la actividad. Con estas cifras es muy difícil que se pueda sostener todo un sistema de Seguridad Social en los términos que conocemos actualmente, ni siquiera una buena parte de la estructura del Estado. En esencia, se crean empleos de baja calidad, en sectores de escaso valor añadido, mal pagados, centrados en los hombres y con cotizaciones a la Seguridad Social cada vez más bajas.

Hay tres grandes problemas que nos asolan y que nos pueden llevar a la quiebra como país. Por un lado, una demografía regresiva que permite sostener el sistema público de pensiones. Una baja cualificación agregada de la población activa y finalmente, y de forma consecuente, una estructura de producción que solo demanda trabajadores poco cualificados, baratos y sin derechos.

El problema no es solo de España, el modelo productivo del mundo occidental ha fracasado, como bien podemos observar en los primeros coletazos del fin del sueño americano, una economía que hace tiempo solo funciona con estímulos artificiales.

Necesitamos pequeños espacios de libertad donde se puedan crear y probar modelos alternativos que puedan abrir vías de investigación para encontrar soluciones reales a nuestros problemas, algo que no es posible bajo el paraguas normativo del Estado actual.



No hay comentarios: