el rumor del peak oil por Antonio Turiel


Aunque la mayoría de los analistas económicos no lo perciben, es bastante obvio que nos estamos encaminando a marchas forzadas hacia una escasez de petróleo que no sólo es inminente, sino que será irreversible. La combinación entre desinversión en la hoy en día imprescindible reposición de pozos y las quiebras de las empresas que explotan los recursos de hidrocarburos líquidos más caros de producir (cuyo porcentaje sobre la producción mundial es ya del 10% y debería crecer durante los próximos años simplemente para mantener la producción total constante) garantizan no sólo que nunca recuperaremos el nivel de producción de 2015 (esto es, el peak oil se produjo el año pasado), sino que el descenso a partir de aquí será bastante rápido.

La quiebra de las empresas que explotan yacimientos de hidrocarburos diversos no hace desaparecer el recurso, naturalmente. Sin embargo, sí que nos habla de la difícil viabilidad de la explotación de ese recurso a los precios que realmente la economía se puede permitir. Pero es que demás esas quiebras sí que hace desaparecer algo fundamental: inversores dispuestos a arriesgar su dinero en un negocio que, de repente, ya no parece tan seguro como siempre había parecido. Por eso, de manera real, la quiebra de empresas petroleras implica la desaparición efectiva de toda la producción actual que se estaba produciendo antieconómicamente, simplemente porque se tenían muy buenas perspectivas para el futuro. Y ése es un porcentaje creciente de todo el petróleo que se puede producir...

Fragmentos del post El rumor del peak oil




2 comentarios:

Enrique Titos dijo...

Puede que esto sea cierto, pero me cuesta pensar que no se vuelvan a activar inversiones en el caso de que haya escasez de petroleo y los precios de venta sean atractivos. Es cierto que puede haber un lapso temporal hasta que la produccion se incremente, pero la escasez no deberia ser estructural. Otro tema es cual es el coste energetico de esa explotacion costosa de los recursos fósiles, que como bien se dice, es una externalidad no contemplada en las cuentas de resultados.

Jorge Juan dijo...

Gracias por tu comentario Enrique. Sobre el proceso de destrucción demanda-oferta, te sugiero que leas un post del mismo autor, Antonio Turiel, donde lo explica muy bien.