criptoutopía en Puerto Rico


Decenas de empresarios enriquecidos repentinamente por las cadenas de bloques y las criptomonedas se han movido en masa a Puerto Rico desde el invierno. Quieren construir una criptoutopía, una nueva ciudad donde el dinero sea virtual y todos los contratos sean abiertos, para mostrarle al mundo cómo se vería un criptofuturo. Las cadenas de bloques —un registro virtual contable que es la base de las monedas virtuales— tiene el potencial de reinventar a la sociedad… y los puertopianos quieren demostrarlo.

Los empresarios estuvieron en busca de la mejor ubicación para hacerlo durante más de un año. Después de que el huracán María diezmara la infraestructura de Puerto Rico en septiembre, y de que el precio de las criptomonedas se disparase, vieron una oportunidad y tuvieron una sensación de urgencia.

Así que esta criptocomunidad llegó en masa para crear su paraíso. Ahora los inversionistas pasan los días cazando propiedades donde puedan tener sus propios aeropuertos y muelles. Se están apropiando de hoteles y de un museo en la parte histórica de la capital, el Viejo San Juan. Dicen que están cerca de conseguir que el gobierno local les permita tener el primer banco de criptomonedas.

Puerto Rico ofrece un incentivo fiscal inigualable: no hay impuestos federales por ingresos personales, no hay impuestos sobre las ganancias de capital y hay gravámenes favorecedores para los negocios, todo sin tener que renunciar a la ciudadanía estadounidense. Por ahora, el gobierno local parece haber recibido con agrado a los criptoutópicos; el gobernador Ricardo Rosselló tiene previsto hablar en la cumbre sobre cadenas de bloques llamada Puerto Crypto, programada para marzo.



No hay comentarios: