alternativas al fin del estado-nación: lecciones desde la revolución kurda de Rojava


Fragmentos de una entrevista a Havin Güneşer, activista de la revolución en Rojava (Kurdistán sirio)

[...] Esto es una tercera guerra mundial, y la localización estratégica de esta tercera guerra mundial está en Oriente Medio. La única resistencia mostrada es por los kurdos, de momento. Creo que ahora todos estamos en peligro, por lo que necesitamos una coalición más amplia. Pero con fundamentos muy importantes: el feminismo, el no nacionalismo, la ecología..., y la religión debe tener una dimensión cultural, no de poder político, así es que las creencias están bien, pero el radicalismo religioso no. Esos fundamentos deben llevarnos juntos hacia una coalición amplia antiguerra. 

[...] Los Estados y las estructuras de la modernidad capitalista van hacia una crisis estructural extrema, las naciones-Estado han sido presionadas desde arriba por las corporaciones transnacionales y desde abajo por feministas, movimientos como el de liberación kurdo, anarquistas, trabajadores, etc. Como resultado, lo que estamos viendo es, por diferentes razones, el modelo de las naciones-Estado derrumbándose.

[...] Si preguntas lo que la revolución de Rojava representa, podemos decir que un gobierno de la gente y sin Estado es verdaderamente una solución a la crisis social, la crisis medioambiental, el feminicidio, etc. 

[...] Estamos hablando de una sociedad sin Estado... ¿Por qué los kurdos dejaron de luchar por un Estado independiente y adoptaron el confederalismo democrático? La independencia se considera equivalente al Estado nación. Nosotros rechazamos esa interpretación de la independencia. Cuando miramos a Turquía, o también a España, un Estado nación con muchos problemas, ¿podemos decir que los españoles son independientes?

[...] lo que los Estados nación hacen es volvernos a todos como quienes vivían entre muros, dependientes. Mira la burocracia. Hay un Ejército de gente que depende de la continuación del Estado, y están multiplicando ese número de gente para que ese Estado no pueda ser visto nunca como innecesario. Se nos empuja a creer que no hay otra manera de vivir. Y también rechazamos luchar por un Estado nación porque creando uno nuevo se crean nuevas élites, así es que no te estás deshaciendo del problema.

[...] Nos están encarcelando en esta vida, por eso hablamos de liberar la vida. Y por eso la economía debe convertirse en independiente del Estado y debe ser comunal y ecológica. El problema medioambiental es inversamente proporcional al poder de la sociedad: cuanto más incapaz es la sociedad de tomar decisiones, más crece la crisis del medio ambiente. Cuanto más podamos traer la sociedad a sus viejas funciones, más podremos resolver las cuestiones que están surgiendo de la explotación y represión brutal de la naturaleza.

No hay comentarios: